ABOGADOS FISCALISTAS

FISCALIDAD DE LOS BITCOINS

Durante los últimos meses ha surgido con fuerza un nuevo vocablo en la sociedad que, si bien no es reciente, pues su creación se remonta al año 2008, lo cierto es que no ha sido hasta ahora cuando se ha introducido en el lenguaje de los medios de comunicación, de las tertulias con amigos o reuniones de trabajo. Se trata de las criptomonedas y más concretamente, el BITCOIN.

Son numerosos los artículos que se centran en el concepto, funcionamiento o usos del bitcoin, pero en este artículo, nos ocuparemos de realizar una aproximación a la tributación de las personas físicas por sus transacciones con bitcoin, dejando para otra ocasión su tratamiento fiscal en el caso de los operadores económicos profesionales.

Nos centraremos en tres impuestos:

IMPUESTO DE LA RENTA LAS PERSONAS FÍSICAS

En relación al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas lo primero que debemos destacar es que no existe ninguna peculiaridad, siendo de aplicación la normativa del IRPF.

Así, teniendo en cuenta que a lo largo del presente artículo estamos refiriéndonos únicamente a particulares, las transacciones con bitcoins pueden dar lugar a una ganancia o pérdida patrimonial, en la medida en que, al realizar dicha transacción, está teniendo lugar una alteración en la composición del patrimonio del contribuyente que le produce una variación en el valor del mismo.

Es importante tener claro que, se entiende que se produce una alteración en el patrimonio, y por tanto existe obligación de declarar, en aquellos supuestos en que el dinero recibido por la venta no se transfiera a una cuenta corriente,  si no que se deje en el monedero virtual o Exchange, a la espera de nuevas inversiones. El hecho de no transferir el dinero no exime de la obligación de declararlo ante la Agencia Tributaria.

Pero la pregunta es, ¿cómo se determina esa renta?

El cálculo de la ganancia o pérdida patrimonial se obtiene de la diferencia entre el valor de adquisición y el valor de transmisión, con sus gastos inherentes. El cálculo del segundo valor no plantea ningún problema, pero ¿y el valor de adquisición?¿Cómo se determina el valor de adquisición cuando una misma persona ha comprado bitcoins a precios diferentes? ¿Cómo saber qué bitcoin se está vendiendo y así conocer su precio de adquisición?.

Lo cierto es que no existe una solución unánime para esta cuestión, aunque desde nuestro punto de vista, la más lógica sería aplicar el sistema FIFO (“First in, First out”), que consiste en considerar que los primeros bitcoins que entran son los que primeros que salen, es decir, los primeros que se compraron serán los primeros en transmitirse.

¿Y qué ocurre el supuesto de convertir una criptomoneda a otra?

En estos casos estamos igualmente ante una alteración del valor del patrimonio y por ende ante una ganancia o pérdida patrimonial que se deberá declarar en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. El cálculo de la renta obtenida por esta operación se hace igual que si la compra y venta se hiciera con el mismo tipo de criptomoneda. Habrá de determinarse el valor de la moneda virtual que se compra en el momento de la adquisición, y el valor de la moneda virtual por la que se cambia en ese momento, y de la diferencia entre ambos obtendremos la ganancia o pérdida patrimonial.

Un aspecto fundamental que debe tenerse en cuenta en este tipo de transacciones, para el caso de que se reciba un requerimiento de la Agencia Tributaria a efectos de esclarecer dichas operaciones, como parece que va a suceder según las informaciones que están llegando en las últimas semanas, es guardar todos aquellos recibos, resguardos o incluso pantallazos de los dispositivos, de cada operación que se haya realizado, a efectos de poder determinar con exactitud, las fechas y valores de compra y transmisión así como los gastos que nos hayan generado.

IMPUESTO DE PATRIMONIO

¿Qué ocurre con aquellas personas que, por ejemplo, en el año 2010 compraron bitcoins, y hasta la fecha no han hecho ninguna operación?

Pues en este caso, si bien no estarían obligadas a declarar los bitcoins en la declaración de la renta, por cuanto no ha realizado ninguna operación de venta o cambio de criptomonedas, será más que probable que sí tenga la obligación de presentar el Impuesto de Patrimonio para dar cuenta a la Agencia Tributaria de la existencia de dichos bitcoins en su patrimonio, siempre y cuando, claro está, se superen los límites legales establecidos, que para el caso del la Comunidad Autónoma de Galicia es de 2.000.000 euros.

DECLARACIÓN SOBRE BIENES Y DERECHOS SITUADOS EN EL EXTRANJERO (MODELO 720)

Respecto a este modelo que tiene como finalidad informar a la Agencia Tributaria de los bienes y activos que un contribuyente español tiene en el extranjero, se plantea una gran incógnita en relación a si dicha obligación surge en el caso de los bitcoins, y ello por el carácter intangible y la facilidad de transferencia, lo que hace que resulte complicado saber dónde están físicamente.

Lo cierto es que, si bien, hasta el momento, la Agencia Tributaria no ha ofrecido una solución para este asunto, parece que será a corto plazo cuando lo haga, teniendo en cuenta el interés que las criptomonedas ha suscitado en el último Plan Anual de Control Tributario y Aduanero para el 2018.

Sin embargo, y a la espera de que la Agencia Tributaria explique su criterio en esta materia, nuestro punto de vista es que, la obligación de declarar los bitcoins en el modelo 720 dependerá básicamente en donde se tengan custodiados los bitcoins.

Si la custodia de las criptomonedas se lleva a cabo en una Exchange extranjera, entonces se entenderá que están situados en el extranjero y por lo tanto si el valor de bitcoins supera los 50.000€ existirá obligación de presentar este modelo informativo.

Ahora bien, si a fecha 31 de diciembre, fecha de devengo del impuesto, los bitcoins, los tenemos depositados en un dispositivo externo que tenemos en nuestro poder, entonces no habría que presentar este modelo informativo.

En resumidas cuentas, podríamos decir que el tratamiento fiscal de los bitcoins respecto las personas físicas no resulta muy diferente al tratamiento de otros activos, aunque con ciertas particularidades que habrán de tenerse en cuenta.

Fdo.- Lorena Rodríguez Pena

Abogada

NOTA: Desde THEMIS ESTUDIO LEGAL le aconsejamos que antes de realizar cualquier operación con bitcoins o cualquier otra criptomoneda, así como a la hora de cumplir con las obligaciones fiscales derivadas de dichas operaciones, consulte con un profesional. Recuerde que nosotros le podemos ayudar. En THEMIS ESTUDIO LEGAL somos ABOGADOS ESPECIALISTAS EN DERECHO FISCAL.