ABOGADOS MATRIMONIALISTAS

CAUSAS DE EXTINCIÓN DE PENSIÓN DE ALIMENTOS

Como hemos visto en nuestro artículo del pasado 10 de enero, la demanda de modificación de medidas que debemos presentar para extinguir una pensión alimenticia, ha de fundamentarse en un cambio de circunstancias que justifiquen la extinción pretendida, pero ¿Qué nuevas circunstancias se consideran sustanciales o suficientes para que se acuerde la extinción de la pensión de alimentos a favor de los hijos?

MAYORÍA DE EDAD

Por el mero cumplimiento de los 18 años, no cesa la obligación de prestar alimentos, ni puede el alimentante, por su cuenta y riesgo dejar de pasar la prestación de alimentos.

El artículo 93 del Código Civil después de señalar que el Juez (en procedimientos de separación, divorcio…) determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos, en su párrafo segundo establece que “Si convivieran en el domicilio familiar hijos mayores de edad o emancipados que carecieran de ingresos propios, el Juez, en la misma resolución, fijará los alimentos que sean debidos conforme a los artículos 142  y siguientes”.

Por su parte el art. 142 del Código Civil nos indica que cuando los hijos alcanzan la mayoría edad, la obligación de prestar alimentos subsiste mientras el hijo no haya terminado su formación por “causa que no le sea imputable” (siempre y cuando la necesidad no haya sido creada por la conducta del propio hijo).

Por tanto, y en principio, la obligación de prestar alimentos cesará cuando el hijo mayor de edad alcance la independencia económica y no al cumplir los 18 años. Sin embargo esta afirmación debe matizarse con las circunstancias propias de cada caso como se verá a continuación.

POTENCIALIDAD DEL HIJO MAYOR DE EDAD

En ocasiones no ha sido imprescindible la independencia económica para conseguir la extinción, cuando el hijo mayor de edad ha alcanzado una formación muy cualificada, o tiene facilidad para acceder al mercado laboral. Existen ejemplos jurisprudenciales de que esta circunstancia ha sido suficiente y eficaz para decretar la extinción.

Un ejemplo claro lo es el de la sentencia del Tribunal Supremo, de 17 de junio de 2015 consideró procedente extinguir la pensión establecida a la hija mayor de edad que no estaba trabajando, señalando que estaba capacitada para acceder al mercado laboral por su edad y excelente formación académica (habiéndose incluso formado en el extranjero), estableciendo así el Tribunal Supremo que la extinción de la pensión alimenticia puede basarse en la “potencialidad” de la hija.

Otro caso que nos puede ilustrar es el examinado por la sentencia del Tribunal Supremo de 21 de septiembre de 2016. En este supuesto la madre solicitaba para el hijo mayor de edad que convivía con ella, una pensión alimenticia a cargo del padre, aduciendo que carecía de empleo y dependía económicamente de sus progenitores. En este caso el alto Tribunal denegó la pensión alimenticia pues constaba que la madre tenía a su alcance facilitar empleo al hijo, en concreto la misma era titular de una inmobiliaria y se consideró que el hijo estaba capacitado y podría trabajar en dicho negocio familiar.

FALTA DE ESTUDIOS O DE ESFUERZO DEL HIJO POR ACCEDER AL MERCADO LABORAL

El artículo 142. 2 del Código Civil señala que “Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable”

Este último inciso viene a sentar como requisito para recibir alimentos que la dependencia económica y en definitiva la necesidad de los mismos no sea causada por la dejadez o desidia del propio hijo, esto es una actitud pasiva del hijo que ni estudia ni trabaja por propia voluntad.

También el apartado 5 del art. 152 del C. Civil establece la cesación de la obligación de prestar alimentos “Cuando el alimentista sea descendiente del obligado a dar alimentos, y la necesidad de aquél provenga de mala conducta o de falta de aplicación al trabajo, mientras subsista esta causa”.

Así, en casos en los que los hijos están cursando estudios, no es suficiente con estar matriculado y acudir a clases, sino que han de demostrar un aprovechamiento positivo de sus estudios, de forma que esté haciendo lo necesario para alcanzar su independencia económica. No cabe que el hijo esté estudiando perpetuamente cuando no aprovecha la oportunidad que se le ha dado y suspende constantemente.

A título de ejemplo, el Tribunal Supremo en sentencia de 28 de octubre de 2015 dejó sin efecto la pensión alimenticia que había sido fijada a favor del hijo, mayor de edad, atendiendo al hecho de que había accedido al mercado laboral, aún de forma intermitente, además de haber abandonado su formación reglada y tener una vivienda en propiedad.

Y en Sentencia más reciente de fecha 22 de junio de 2017, también acordó la extinción de la pensión alimenticia a favor de un hijo mayor de edad por ser un “pésimo estudiante”, al haber terminado la ESO con 20 años, sacar en un curso siete insuficientes, pasar un par de años sin cursar estudios, y tras haberse matriculado en un ciclo de formación profesional cuando se interpuso la demanda de modificación de medidas sin que conste su aprovechamiento.

INCAPACIDAD ECONÓMICA DEL ALIMENTANTE

El Código Civil establece en el artículo 146 que la cuantía de esos alimentos se fijará en proporción al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe. Esto ya podría constituir un sólido apoyo para considerar la posibilidad de extinguir una pensión alimenticia por falta de medios del alimentante obligado al pago.

Pero además el artículo 152 del mismo Código Civil dispone que la obligación de dar alimentos cesará “cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades […]”.

La valoración de estos preceptos es inequívoca a los efectos que nos ocupa:

«Esto último [que el obligado tenga medios, además suficientes, para poder hacer efectiva la pensión] es lo que han de valorar los Juzgados para adoptar la decisión de extinción.

Aplicando estos artículos el Tribunal Supremo en sentencia de fecha 19 de enero de 2015 ha estimado la procedencia de extinguir una pensión alimenticia a favor de un hijo porque su padre obligado al pago está en situación de desempleo, y acreditó largos periodos en esta situación, que además había intentado activamente acceder al mercado laboral sin conseguirlo, atendiendo al hecho de que, además se le denegó la ayuda de 426 €. mensuales que había solicitado,  que perderá su vivienda por no poder pagar la hipoteca, que no le constan ingresos y que está en una lista de morosos.

Por todo lo expuesto, tanto en primera instancia como finalmente el Tribunal Supremo declararon que procede el cese de la obligación de prestar esos alimentos en tanto no se reinserte en el mercado laboral.

SITUACIÓN DE INCAPACIDAD DEL HIJO MAYOR DE EDAD

La situación a tratar en este apartado se concreta en determinar si un hijo mayor de edad, con una incapacidad reconocida y por la cual percibe de la seguridad social una prestación, pero que continúa viviendo en el domicilio paterno y dependiendo de ellos, ha de seguir siendo perceptor de una pensión alimenticia a cargo del progenitor no custodio o por el contrario, al tener sus propios ingresos ya no procede dicha pensión.

Para resolver esta situación, acudimos también a un ejemplo resuelto por el Tribunal Supremo en Sentencia de fecha 7 de julio de 2014, en la que además ha sentado doctrina al respecto. El tribunal acuerda mantener la pensión alimenticia vigente hasta este momento en favor del hijo debiendo el padre afrontar asimismo el 50% de los gastos extras de sanidad y formación no cubiertos por la seguridad social, previa justificación, y establece como doctrina jurisprudencial que: la situación de discapacidad de un hijo mayor de edad no determina por sí misma la extinción o la modificación de los alimentos que los padres deben prestarle en juicio matrimonial y deberán equipararse a los que se entregan a los menores mientras se mantenga la convivencia del hijo en el domicilio familiar y se carezca de recursos suficientes.

 

Fdo.- Delia Inés Prieto Teijeiro

Abogada

Si necesita asesoramiento legal para extinguir una pensión de alimentos, no dude en contactar con nosotros. En THEMIS ESTUDIO LEGAL somos abogados especialistas en derecho de familia (alimentos, divorcios, separaciones, pensiones compensatorias, etc.)